Carta de un padre a una hija…Especial por dìa de los padres…

Mi peq3-6ueña:

La vida es complicada, es extraña, es mistica, es un instante q se nos va a cada segundo. La vida es un suplicio ingenioso de la naturaleza q nos hace sentirnos confiados para cuando menos preparados estemos arrebatarnos lo poco q tenemos. La vida es una oportunidad q debemos aprovechar, una belleza para admirar, un sueño por hacer realidad, un reto q afrontar, un juego q jugar, una riqueza para conservar, un misterio q descubrir, una promesa q cumplir. La vida es amor para sentir, es una tristeza q superar, un himno q cantar, una felicidad q merecer. La vida es una aventura q vivir…..por eso…no lo dudes, se feliz y aprovecha cada segundo, cada instante, cada momento,cada alegria, cada sentimiento….por eso…..no lo dudes mi pequeñita sal  ……vivela…. yo te guiarè…

A mi padre

Hoy me gustaría dedicarle algunos pensamientos a un hombre sencillo: mi padre. No lo hago por cumplir con los dictados de las convenciones sociales, ni por estar a tono con una fecha del calendario.

Mis porqués no se sustentan en básicas cuestiones de merecimiento o compromiso. Hace casi 15 años la vida me obligó a decir «papá» el doble, incluso el triple de las veces que me habrían tocado, de no haberse convertido la palabra «mamá» en grito ahogado por la ausencia impuesta.

Entonces, me permito regalarle estas palabras —a punto de convertirse en promesas de silencio— por haber llenado con tantos poquitos un espacio condenado al enojo y la melancolía, por restaurar las noches para obsequiarme los días y por zurcir afectos para multiplicarme el amor. Gracias a él supe que aunque tenía una esquina solitaria en el corazón, también poseía otros espacios fecundos.

Profeso un odio casi sobrenatural por el vocablo «huérfana». En una ocasión, en la etapa de la secundaria básica —¡qué edad tan complicada para asumir posturas y comprender los enredos de los adultos!—, los profesores organizaron una reunión con las madres (solo las madres) de los alumnos, para discutir cuestiones relacionadas con un concurso de cocina que querían realizar como actividad extraescolar.

Todo se trastocó en miedo cuando a alguien se le ocurrió decir: «Y en el caso de ella, ¿qué hacemos? Es huérfana de madre». Pero mi papá, que tuvo que aprender por mí a manejar el arte culinario (y muchos otros) por la vía más dolorosa del ensayo y error, no dejó que eso me afectara. «Ya pensaremos en algún mejunje o sambumbia», —esos eran los códigos teórico-conceptuales utilizados para designar todos los «inventos» de la haute couisine salidos del empeño y la voluntad de mi progenitor. Tal vez precisamente ahí radique mi gusto desmedido por las pizzas.

Ese día comprendí que no tener conmigo a mi mamá no significaba que estuviese desprotegida, desabrigada, ni carente… Ella no estaba, pero estaba él para encargarse de los complicados asuntos de la cocina, de atender una casa, velar mis sueños durante las crisis de asma, bajar las fiebres, acompañarme a las fiestas y cuidar que no desviara mi vida por caminos incorrectos. Aunque, en no pocas ocasiones, me dejó con toda intención tomar algún que otro sendero equivocado, pues «nadie escarmienta por cabeza ajena».

Ahora que lo analizo entiendo que la historia de mi vida ha tenido en mi padre el mejor de los artífices y el más crítico de los lectores. Me mostró —muchas veces en silencio, porque hablar no es su fuerte— cómo ser una sobreviviente. Me enseñó a ganarle la partida a la soledad, a pedir perdón a tiempo y a reconocer el valor de la modestia y la perseverancia.

Los cuentos nocturnos de Juan y las habichuelas mágicas, la minuciosa observación del cielo para enseñarme a identificar la Osa Mayor, las galletas de chocolate —que todavía me compra—, las clases espontáneas de Geografía, Historia Universal, carpintería, electricidad y béisbol; los millones de muñecas que me compraba y la paciencia con que peinaba mi pelo rebelde, me demostraron que mi papi, aunque parece un individuo rudo y temible, es la bondad hecha hombre.

Chucho —así le dicen desde pequeño a mi viejo, aunque no se llama Jesús, sino Alberto— tenía la fórmula mágica para hacerme dormir: acariciaba mi cabeza con sus manos grandes de obrero ferroviario. Y aunque los años las han llenado de temblores y artrosis, no han podido privarlas de la fuerza para continuar ayudándome a crecer.

A mi padre le debo ser quien soy. Por eso cada vez que me miro al espejo, me alegro, con orgullo desmesurado, de ser su versión femenina: de tener sus ojos, su nariz, el mismo lunar en el cuello, sus manías, su carácter contradictorio, su esencia…

Cada experiencia que he tenido a su lado me ha hecho darme cuenta de que yo estoy en este mundo con cuota reforzada de papá. El mío no asumió simplemente el rol mamá-papá, ni se remitió a ocupar el cargo de padre de familia. El mío ha sido (es) toda mi familia.

Tocame asi …escrito por un amiga..

Dicen, y quien lo probó lo sabe, que cuando alguien a quien deseamos simplemente nos roza, sentimos cosquillas, se nos pone la piel de gallina, comienzan las mariposas a revolotear en el estómago, se nos aflojan las rodillas, y, por supuesto, nos excitamos.

Después de enamorarme como una demente unas cuantas veces puedo dar fe de todos esos síntomas deliciosos. Y es que la piel es tan sensible que recibe cada caricia como una descarga eléctrica. Pero todo ese erotismo puede diluirse con la misma intensidad con que se desató. Suena trágico, pero es así.

Tal vez he tenido mala suerte algunas veces en mi vida sexual, pero me he topado con hombres que en público me susurran al oído, me aprietan la cintura, me acarician el pelo, etc., etc., etc.; mientras que en la intimidad solo les interesa la penetración y nada más. Claro, no siempre se repite esta escena, pero me ha ocurrido. ¿A ustedes también?

Esta situación llega a ser incómoda, desconcertante, desagradable, y hasta consigue disminuir el deseo. Especialistas en sexología reconocen que esto sucede frecuentemente y alegan al respecto que el erotismo en los hombres está más focalizado en los genitales, mientras que para las mujeres las zonas erógenas están en todo el cuerpo. Por eso, para ellos la penetración puede ser más que satisfactoria en un acto sexual y para nosotras no.

La verdad es que resulta difícil lidiar con este problema, pero es el momento en que la pelota está de nuestro lado de la cancha y nos corresponde hacer algo. Si no nos preocupamos por nuestro placer, ¿quién lo hará? Una opción es guiar a la pareja hacia lo que nos gusta o sencillamente hacérselo saber. No soy tan ingenua para creer que es tan simple como lo digo, pero sí tengo claro que no vale la pena conformarse, al menos hay que intentarlo.

En el libro Mujeres: la sexualidad secreta, un texto escrito a cuatro manos por una periodista y una psicóloga, corroboré que los hombres suelen sentirse extremadamente atraídos por los pezones, un área sin dudas muy erógena, pero ¡vamos!, que no estamos hechas solo de senos, el cuerpo es mucho más. Pero ellos no son adivinos y si no se los hacemos notar tal vez nunca lo descubran.

Según un artículo que encontré en mi búsqueda de información, las principales zonas erógenas son la boca, las orejas, el cuello, la espalda en la parte de la columna vertebral, los pechos, la zona del ombligo e inmediatamente por debajo de él, las nalgas, las caderas y las rodillas; no obstante, cada cuerpo es diferente. Otro problema es que la mujer no sepa qué le gusta y qué no, pero eso tiene solución.

Preguntando por aquí y por allá, mis amigas me confirmaron algunas de estas áreas, y una confesó que entre las suyas se encuentran los muslos y los pies, y que la estimulan muchísimo los soplidos. A mí, por ejemplo, me encanta que me besen, acaricien y muerdan la espalda. Un masajito es uno de los mejores afrodisíacos.

Cada quien sabrá qué hace y qué se deja hacer en la intimidad, pero ni la biología, ni la prisa, ni el cansancio son justificaciones para simplificar el placer al esquema mete-saca. El cuerpo está repleto de zonas erógenas, él en sí mismo lo es, y cada pedacito de carne que nos haga gemir vale la pena tenerlo en cuenta en el acto sexual…. Interesante…

Del Amor y otrossss

El tema de tener relaciones en la primera cita parece inagotable. Existen quienes sí lo aceptan y otras que no están de acuerdo. “Es que si lo haces, ya no te tomará muy en serio”, dicen muchos. Sin embargo, hay veces que pasa justo lo contrario.

No voy a mentir. Encontrar historias de sexo ocasional (hace referencia a la práctica de sexo entre personas cuyo vínculo puede englobar desde un encuentro de una noche hasta una relación romántica) con finales a la: “y fueron felices por siempre”, es algo un poco difícil. Sin embargo, estoy seguro de que el cuento de hadas contemporáneo, que comienza con un encuentro casual y que termina en una relación seria, es cada vez más frecuente, pero no todo el mundo lo admite por vergüenza o por temor al juicio de los valores morales de quién sabe quiénes.

Existen muchas personas que le cuesta contar con soltura que su relación de ensueño no nació de una escena llena de romance, sino de una decadente noche de copas, hay quienes sí admiten que el sexo casual y sin expectativas es un camino que puede derivar en un noviazgo formal (o incluso en matrimonio).

Recuerda que en el amor no hay reglas, y cuando te toca, ¡te toca!

Hay algun@s que dicen “PODRÍA DECIR QUE DESDE ESE DÍA NO VOLVÍ A ESTAR SEPARAD@ DE ÉL”, “CUANDO MENOS ME DI CUENTA, YA TENÍA UN NOVI@”, todas tienen diferentes historias.

SIN MIEDO AL QUÉ DIRÁN

Tener o no sexo en la primera cita (o en la trigésima cuarta) es una decisión que te corresponde a ti. Está bien que quieras buscar el apoyo o la validación de tus amig@s, pero la verdad es que nadie sabe cómo te sientes o qué deseas mejor que tú. Hoy en día cualquiera te da consejo y no se puede estar oyendo todo lo que dicen. En mi concepto personal hazlo solamente si estás convencido, como dice el dicho no te guíes por cabezas mas vanas que las tuya. Lo importante es que te protejas con anticonceptivos y preservativos, y que recuerdes que ni siquiera en los cuentos de hadas todos los sapos se convierten en príncipes.

La vida es una sola y no se puede estar viviendo con el qué dirán y qué pensarán los que nos rodean, al final no se queda bien, por nuestro actuar ya sea bueno o malo, casi siempre escucharemos  toda clase de  comentarios.. Por eso es mejor que cada quién haga lo que quiera y lo que estime conveniente para uno mismo. Si no funcionó, con la decisión que tomaste, no te preocupes por muy malo que sea lo que pase es tu experiencia, porque de eso se trata de que tu vida sea una experiencia y de los errores es que aprendes.No se cobran los comentarios…

Adicto a tu cuerpo…

Ya no importa quien te lastimo y te hizo llorar, lo que importa es quien te hizo reir de nuevo.   No estoy sali a buscarte , solo Kiero estar donde tu estes, tengo ganas  de ti de besarte y de sentir tu cuerpo junto al mio, tengo ganas de sentir tu cuerpo pero sin ropas, muero de ganas porque me hagas el amor, sentir tu labios y que vaya subiendo la temperatura, sentir como el corazòn se acelera y tus manos me van tocando para poco a poco quitarme la ropa sentir como recorres cada parte de mi cuerpo, me encanta todo de ti quiero que me hagas tuyo….

Nuevo Foro Social…

Hola a todos los que de una manera llegan y a los que siempre estan con mis historias y temas a debatir hoy les traigo un debate,  13 preguntas que nos pondran a todos a penasr y a debatir espero que les gusten…escojen el tema y que comience el dabate….

 

 

1 Los hombres siempre tienen ganas y las mujeres no….

2. La mayoría de las mujeres prefieren el sexo con amor….

3 Hay que preocuparse siempre por el otro durante el sexo…

4 Hay que practicar mucho para hacer bien el amor…

5 El hombre, cuanto más aguanta, mejor amante es..

6 Todos podemos ser multiorgásmicos…

7 Existe el punto G…

8 La eyaculación precoz es un problema del hombre…

9 Mi pareja me toca menos…Seguro que ya no me quiere…

10 Con lo edad se pierden las ganas…

11 Es difícil perdonar una infidelidad…

12 Las fantasías sexuales se pueden realizar…

13 El tamaño importa o el tamaño no importa…

 

Disfruta de ese amor que te da tanta felicidad

Muchas veces nos cuestionamos qué sería de nosotros si la persona que amamos un día cualquiera desaparece.
Estando enamoradas vivimos con el miedo constante a perder a ese ser que ocupa toda nuestra vida y ese miedo no nos deja disfrutar realmente de la vida.
Muchas veces también sentimos temor a que un día nuestros padres o familia ya no estén con nosotras. Nos produce pánico todo lo que refiera a “pérdidas”… La vida siempre nos dará sorpresas, es por eso que siempre hay que vivir la vida al máximo, disfrutar cuando se tiene un amor, aunque esté lejano, y tratar de ser felices con lo que tenemos en ese momentos.
No podemos pasar la vida asustadas por lo que nos puede ocurrir, no hay formulas mágicas para que lo que tenemos nos dure eternamente, sólo debemos vivir, tratar de ser felices, y hacer feliz a todos los que nos rodea.
Muchas veces por no arriesgarnos a ser dichosas, dejamos pasar el amor, dejamos que nuestros miedos perturben a nuestras familias… Si estás en un amor ¡vívelo! pero intensamente. Disfruta de ese amor que te da tanta felicidad, deja que tu cuerpo, tu cara y tu cuerpo vibren con la felicidad que hoy está en tu vida…
Nadie nos va a garantizar que ese amor será el amor de tu vida, nadie nos puede asegurar que nuestra vida actual sea la misma en un tiempo más.
Pero asegúrate de que lo que estás viviendo sea lo más hermoso que te está ocurriendo en este tiempo, no debemos tener miedo a nada y nadie, que todo lo que nos tiene que ocurrir seguro que así será. Demos todo de nosotras mismas por nuestros sueños, que ya habrá tiempo de llorar y pedir paz por algún dolor que la vida nos cause…
No tengas miedo al amor, los riesgos sólo son lecciones de vida… tengamos una mentalidad positiva y seamos felices aún en la oscuridad de nuestras vidas siempre habrá un rayito de luz.

SI LE ESTÁN PONIENDO LOS CUERNOS

Por naturaleza las personas poseen una imaginación increíble y una intuición a veces desproporcionada e infiel y a flor de piel. Es muy común ver situaciones tan desesperantes, como igual llenas de intriga, angustia, colapso de nervios, celos pasionales y estresantes, cólera, impotencia, etc.

¿Qué grato puede ser para una persona vivir con una espina clavada en el corazón?

Que la duda la esté matando, coloca a la persona insegura en un hilo suspendido entre el cielo y el infierno. Por un lado desea creer, desea amar, desea confiar, y por el otro lado, siente temor, rechazo a lo incierto, incertidumbre por lo desconocido, dolor, lágrimas, autocompasión.
Se aferra destrozada a su crisis emocional derivada de su necia fantasía, agrega supuestos que no existen, los pone de manifiesto y por delante como si fueran ciertos, los da por hechos como su única bandera, convencida de que le fueron o le están siendo infiel: “Que le están poniendo los cuernos”, “que su pareja ya no la ama”, “que ya la dejó por otra” , “que ya perdió el interés”, “que el amor ya se le acabó”.
¡Por favor!, el amor no se acabó, lo que se acabó fue la confianza, la fe, la esperanza. Lo que se rompió fue la ilusión, perdió peso la emoción con la devoción, ahora la persona se siente a la deriva de las circunstancias, suspendida entre el cielo y el infierno, y sin nada a su alrededor de qué sujetarse, más que de sus dudas, sus celos y sus tormentos. Un círculo vicioso en el cual gira sin recato y sin piedad.
Pero, ¿Qué pasa cuando las corazonadas intuitivas de las personas resultan ser ciertas?, que no está imaginando cosas que no son, que no son producto de su necia fantasía, que no está inventándose nada, que su corazón sí tuvo razón en “pre-sentir” (o sentir anticipadamente), los hechos y que realmente encontró motivos válidos como para pensar, asegurar y rebatir que realmente “SI LE ESTÁN PONIENDO LOS CUERNOS”. Que ya no es tanto la imperante y simple “apariencia”, o “sospecha infundada”, sino la verdad desnuda frente a sus propias narices.
La infidelidad es muy difícil de manejar, aunque no imposible y en la mayoría de las parejas dejan huellas profundas que matizaran la relación en el futuro.
Pero hay una ley de vida que dice que nada es estático, que todo cambia cuando una menos se lo espera. Toda la estabilidad, la alegría, la confianza, la seguridad y tu propia autoestima se derrumba en un abrir y cerrar de ojos. Aparecen millones de lágrimas, mucha desesperanza, enojo, desasosiego. ¿Y ahora qué podemos hacer? Muchas veces la única respuesta que se puede dar a esa pregunta es: Empezar de cero. Asi lo creo yo …..

Hoy te dejo atrás…

Aprendí a ignorar el daño… Hoy te dejo atrás

Aprendí a ignorar el daño, porque soy mujer y no soy ninguna tonta; así que hoy te dejo atrás…

“No se acaba el amor con sólo decir adiós, cuanto menos te tengo más te recuerdo, quisiera olvidarte, pero estás en mi mente… Me pregunto mil veces si será verdad que algún día aprenderé a ignorarte, a no estar buscando en tu perfil qué haces, o mirando a ver quién ocupa hoy tu corazón… Olvidar no es fácil y aunque me hiciste daño, por algún motivo sigo buscando noticias tuyas”.

CON EL TIEMPO APRENDES A IGNORAR EL DAÑO.

Y así es, pese a que nos hacen pasar por dolores que aniquilan nuestro corazón, acabamos preguntándonos qué ha sido de él, aquel hombre a quien le entregamos el corazón y no lo supo cuidar, la vida nos va enseñando que por muy negro que sea vea el sendero, al final siempre hay una luz que nos traerá una nueva oportunidad, de volver a vivir de nuevo, desgraciadamente se aprende a base de golpes, de sufrimientos y tenemos que caer muchas veces para podernos levantar.

Así, a golpes, es como aprenderemos a ignorar a quien tanto mal nos hizo. Hacer una promesa de amor a una persona, es como poner tu huella digital, supone un compromiso de amor, ese compromiso conlleva responsabilidades que hay que cumplir, porque si fallas o te fallan, no puedes volver a creer en aquella persona, como tampoco podrían creer en ti por ejemplo:

Observando una situación así, queda evidente que era ella la que hacía esa promesa de amor, él sólo se dejaba amar por ella, y si un día ya no quería estar más con ella simplemente lo daba por terminado. Pero a quien sí hizo las promesas de amor por siempre, no se le puede pedir que no sufra, que no lo busque en cualquier parte, lo buscará incluso en Internet, tratando de ver qué hace, con quien chatea, cual es su nuevo amor y así vamos visitando sus perfiles y haciendo más cruel nuestra herida de amor, porque ella sí prometió amor mientras él sólo jugaba.

Ahora él tiene otro amor, y ¿qué haces? ¡Lo buscas! es normal, porque tú lo amabas. Pero te daré un consejo: No lo busques, si él ya está en una nueva relación, si ya te ignora, no le busques. No vale la pena estar con alguien que juega con tus sentimientos o los de otra persona.

Existen también hombres con doble vida, esos hombres comúnmente te escriben mensajes por privado, correos, te abren casualmente la ventana del chat, del Messenger, etc., diciéndote: “ella ya no significa nada para mí”, “ahora te amo a ti”, etc. ¿Pero qué se creen? ¿Qué se piensan que somos las mujeres, aves de paso? ¿Piensan que cuando les da la gana pueden volver para luego volverse a ir con la otra persona? ¿No es hora de respetarnos más?

YA ES HORA DE QUE TE MIRES EN UN ESPEJO Y VEAS QUE NO ERES JUGUETE DE NADIE.

Si ya no está, que ya no vuelva, Nada de estar llorando todas las noches porque cada vez que vas a ver su perfil está regalando amor a cualquier mujer que se le cruza. Sigue mintiéndote diciendo que regresara a tu lado y piensa que tú como buena mujer le sigues creyendo. ¿Es que creen que somos tan ignorantes que no sabemos cómo es su juego?Basta, por favor no te denigres más, aprende a ignorar, se que es difícil pero no es imposible, aprende como primera medida a:

1- VALORARTE.
2- AMARTE.
3- RESPETARTE COMO MUJER.

Deja que él tenga a cuantas mujeres se le crucen en el camino, ese es el tipo de hombres que llegan a viejos solos y rogando volver al hogar que un día abandonaron y despreciaron cuando era el rey de las conquistas, el “súper macho” con muchas hembras, pedazo de payaso era… sólo eso un mentiroso.

El tiempo pasa para todos y no perdona, a cada uno nos toca pagar los errores que cometemos. No puedes ir por la vida rompiendo corazones y después quedarte tan tranquilo, no, la vida no es así. Una persona que no tiene palabra no sirve para nada, porque para tener relaciones sexuales cualquiera sirve, pero para tener una vida en común no sirve quien no sabe cumplir su compromiso. A esas personas hay que dejarlas pasar, son como los trenes, algunos te sirven otros no. El comentario es gratis…

*”EL TIEMPO, NO SE DETIENE.”*_

                                                                                                                                                            *”EL TIEMPO, NO  SE DETIENE.”*_
_La vida es una tarea que nos trajimos para hacer en casa.__Cuando uno mira… ya son las seis de la tarde; cuando uno mira… ya es viernes; cuando uno mira… ya se terminó el mes, cuando uno mira… ya se terminó el año; cuando uno mira… ¡ya se pasaron 50 o 60 años!_  _Cuando uno mira… ya no sabemos más por donde andan nuestros amigos.  _Cuando uno mira… perdimos al amor de nuestra vida y ahora, es tarde ya para volver atrás._No dejes de hacer algo que te gusta por falta de tiempo. No dejes de tener alguien a tu lado, porque tus hijos pronto no serán tuyos, y
tendrás que hacer algo con ése tiempo que resta,*_  _en donde lo único que vamos a extrañar será el espacio que sólo se puede disfrutar con los amigos de siempre. Ese tiempo que, lamentablemente, no vuelve jamás…”_Es preciso eliminar “El DESPUES”….
*Después*te llamo.*Después*lo hago.*Después*lo digo.*Después*yo cambio.Dejamos todo para*Después*,como si el *Después*fuese lo mejor….
Por qué no entendemos que…*Después*el café se enfría,*Después*la prioridad cambia,*Después*el encanto se pierde,*Después*temprano se convierte en tarde,*Después*la añoranza pasa,*Después*las cosas cambian,*Después*los hijos crecen,*Después*la gente envejece,*Después*el día es noche,*Después*la vida se acaba.
No dejes nada para *Después*,porque en la espera del *Después*,tú puedes perder los mejores momentos,las mejores experiencias,los mejores amigos,los mayores amores.
Acuérdate que el *Después* puede ser tarde.
*El día es hoy.*
*YA NO ESTAMOS EN EDAD DE POSPONER NADA.*
Ojala tengas tiempo para leer y luego compartir este mensaje…. o
sino déjalo para *Después*